Cómo iniciarse en el cultivo con las placas de cultivo Natural Control

Las placas de cultivo Natural Control se fabrican compactando sustrato seco. Esta compresión les proporciona una mayor durabilidad durante el transporte. Las placas comprimidas deshidratadas pesan menos y ocupan menos espacio, por lo que su transporte y manipulación son más sencillos y baratos. En las siguientes instrucciones le explicamos cómo expandir las placas deshidratadas y comprimidas con una solución fertilizante antes de trasplantar la planta joven. Lea este artículo sobre el manejo de las placas de cultivo Natural Control.

Inicio del cultivo en las placas de cultivo

 Las placas de cultivo están dispuestas de tal manera que la placa quede en el centro del embalaje. Basta con rasgar la solapa perforada del plástico donde vaya a colocarse cada planta joven y colocar el riego por goteo debajo del embalaje superior o en los orificios realizados para ello.

Hidratación

Dado que las placas de cultivo se suministran sin fertilizante, es necesario expandirlas con la solución nutritiva adecuada. Las CE recomendadas para los cultivos más comunes son:

  • Tomate 4,0 mS/cm
  • Pepino 3,0 mS/cm
  • Pimiento 2,5 mS/cm
  • Fresa 1,5 mS/cm

El riego inicial se administra primero en pequeñas cantidades (0,5 dl / gotero) para mejorar la absorción de la solución. El grado de humedad adecuado depende de la planta. Se consigue cuando la placa presenta un grado de humedad del 50-70 %. La cantidad de solución necesaria depende del volumen del sustrato.

Cantidad de solución nutritiva necesaria para el riego inicial

 La cantidad de solución necesaria para el riego inicial depende del tamaño de la placa de cultivo. Dependiendo del cultivo, se necesitan 5-7 dl de solución nutritiva por cada litro de sustrato.

Ejemplo

Una placa Natural Control de 100x16x12 (19,2 litros) requiere en promedio 10-14 litros de solución nutritiva para el riego inicial. Si se colocan 4 goteros/placa, cada gotero debe dar 2,5-3,5 litros de solución durante el riego inicial. La solución se debe dispensar en fases de 1-2 decilitros con un intervalo de riego de 30-60 minutos.

Humedad al trasplante

Para lograr un crecimiento uniforme tras el trasplante, es importante mantener un nivel de humedad uniforme y consistente de las placas de cultivo, así como de las plantas jóvenes incluso antes del trasplante. Tras el trasplante, es importante mantener el sistema radicular lo suficientemente húmedo (mín. 50 %) hasta que la planta haya enraizado en el sustrato de la placa.

En el caso de tomates y fresas, el grado de humedad adecuado para el trasplante es del 50 % del volumen total de la placa de cultivo. Para pepinos y pimientos, el grado de humedad óptimo es del 70 % del volumen total del sustrato.

Tras el trasplante, se realizan orificios de drenaje en el lado de las placas para que el agua sobrante pueda salir del saco de cultivo. Los cortes se realizan entre las plantas jóvenes y hasta el fondo de la placa.

Natural Control