Poinsettias grown in a greenhouse

El control de fungus gnat en su invernadero

Probablemente ya las haya visto revoloteando por su invernadero: las moscas del mantillo o moscas esciáridas o fungus gnat. Estas pequeñas moscas parecidas a los mosquitos aparecen con frecuencia en los lugares húmedos. Sin embargo ¿a qué se dedican concretamente estos pequeños insectos? ¿Pueden ser dañinos para sus cultivos? En este artículo le contamos todo lo que necesita saber.

¿Qué son exactamente las moscas esciáridas?

Las especies más comunes de moscas esciáridas a las que les encantan los invernaderos son Bradysia coprophilia y Bradysia impatiens. Comúnmente, se las conoce como mosquitos del mantillo o mosquitos del hongo o fungus gnat, ya que su ciclo de vida está estrechamente ligado a los micelios de los hongos. Este tipo de insecto crece habitualmente cerca de la superficie de las plantas cultivadas en macetas. A estas moscas minúsculas les encanta la humedad y prosperan especialmente en los invernaderos durante la propagación y la producción de planta joven. En otras palabras, las moscas esciáridas prefieren vivir cerca de sus plantas en crecimiento que aún están intentando desarrollar sistemas radiculares fuertes. A continuación, le explicamos los posibles daños de las moscas esciáridas y cómo mantenerlas a raya.

Se desarrollan en cuatro estadios diferentes: huevo (4-6 días), larva (7-10 días), pupa (5 días o menos) y adulto (7-10 días). Las hembras pueden poner de 100 a 200 minúsculos huevos, y crecen a una velocidad vertiginosa. A la mosca esciárida le basta un mes para completar todo su ciclo de vida.

La imagen que encontrará a continuación le ayudará a reconocer las moscas esciáridas en su invernadero.

Fungus Gnats infographic Español

En general, las moscas esciáridas no suelen estar vinculadas a un huésped específico, pero atacan principalmente a plantas de maceta como la violeta africana, la flor de pascua, el kalanchoe, los claveles, los geranios y el ciclamen. Es aconsejable inspeccionar sistemáticamente sus cultivos para identificar las plantas y partes de su invernadero afectadas por las plagas. Si detecta la mosca esciárida, asegúrese de llevar un registro detallado y monitorizar los adultos, colocando trampas adhesivas amarillas horizontalmente sobre la superficie del sustrato (u otras superficies planas). Si desea estudiar las poblaciones de larvas, puede colocar una rodaja de patata sobre la superficie del sustrato. Retire la patata 48 horas después e inspeccione la cara inferior para detectar la presencia de larvas.

¿Qué daño puede causar la mosca esciárida en un invernadero?

Por tanto, quizá se pregunte si la mosca esciárida puede darle problemas. La realidad es que sí se los dará, aunque serán más bien sus minúsculas larvas las que dañarán sus cultivos. Como ya hemos expuesto, a la mosca esciárida le encanta vivir cerca de las plantas que aún no han tenido la oportunidad de desarrollar sistemas radiculares consolidados, y se reproducen en un periodo muy breve.

Larvas de mosca esciárida

Es aquí donde pueden empezar los problemas. Mientras que las moscas adultas no dañan las plantas, las larvas sí pueden ser dañinas. Las larvas de la mosca esciárida se alimentan principalmente de materia orgánica en descomposición, pero también pueden atacar las raíces y los pelos radiculares. También pueden interferir con la formación de los callos, lo que causa daños a los esquejes. Este mordisqueo puede dar lugar a una pérdida de vigor en la planta y al amarilleamiento o al marchitamiento de las hojas. Afectando al desarrollo posterior de sus plantas, siendo más graves los daños a medida que aumenta su número.

Otros efectos del ataque de las larvas a las raíces son:

  • Túneles en los tallos de las especies suculentas y por debajo de la superficie del sustrato. Estos túneles pueden provocar el colapso del tallo.
  • Lesiones en los tallos de las raíces, que favorecen la penetración en las raíces de patógenos secundarios presentes en el suelo y que transmiten enfermedades fúngicas como Pythium, Verticilium y Fusarium.

Larvas de mosca esciárida

La imagen de la parte superior muestra la larva y la pupa. Las larvas presentan un cuerpo blanquecino y sin patas, con cabezas pequeñas y brillantes de color negro. El sistema digestivo suele ser visible a través de su cuerpo transparente.

Adultos de mosca esciárida

Aunque las moscas esciáridas no se alimentan de sus esquejes, su presencia no es tampoco buena noticia. Naturalmente, las consideramos como una molestia en los invernaderos y en los hogares de los consumidores de plantas ornamentales, dado que revolotean sin cesar como pilotos con una copa de más. También pueden transmitir patógenos fúngicos como la Botrytis.

En definitiva, es justo decir que, probablemente, no querrá que estos bichitos se pongan cómodos en su invernadero, y se estará preguntando cómo poner límite a estas moscas esciáridas.

¿Cómo puede hacer frente a las moscas esciáridas en su invernadero?

¿Cómo deshacerse de estas plagas molestas de nuestros acogedores invernaderos? Dado que intentar razonar con ellas no suele dar buenos resultados, lo que le conviene es hacer que su invernadero sea menos atractivo para las moscas esciáridas. Solo así tomará el control frente a estos insectos. Preste atención a los siguientes puntos y su situación mejorará significativamente:

  • Elimine los desechos vegetales y los sustratos viejos: a las moscas esciáridas les atrae la materia vegetal muerta y en descomposición
  • No deje montones de sustratos y desechos al descubierto:
  • Mantenga un entorno libre de malas hierbas: además de eliminar las malas hierbas de los tiestos, debe eliminar también las malas hierbas del interior y los alrededores del invernadero, incluidas las zonas situadas debajo de las mesas de cultivo o detrás de orificios de ventilación.
  • Controle las algas: las moscas esciáridas y otras moscas, como las efídridas, crían en las algas. Controle las algas en las macetas de las zonas de propagación y situadas sobre las mesas de cultivo o debajo de ellas y las privará de su lugar de cría. En este artículo le contamos más cosas acerca del control de las algas en el invernadero.
  • Evite regar las plantas en exceso: los fungus gnat suelen preferir una humedad elevada. Recuerde que debe limpiar las aguas estancadas y reparar cualquier fuga de agua en su sistema de riego.
  • Evite utilizar demasiado fertilizante orgánico: como decíamos arriba, a las moscas esciáridas les encanta el material vegetal en descomposición. Evitar fertilizante con excesiva cantidad de estiércol, compost o cualquier material orgánico similar.

Control biológico de las moscas esciáridas

Por suerte, si los consejos ya mencionados no arrojan los resultados que desea, puede recurrir al control biológico de las moscas esciáridas. El control biológico de las moscas esciáridas está entre los programas de control biológico más exitosos en los invernaderos, y resulta especialmente eficaz si se combina con las buenas prácticas que mencionamos arriba. Estas son sus opciones:

  • Nemátodos: los nemátodos beneficiosos controlan eficazmente las moscas esciáridas, no dañan las plantas, son seguros para los trabajadores y no fomentan la resistencia a los insecticidas. El nemátodo más eficaz para el control de las moscas esciáridas es Steinernema feltiae.
  • Bacterias: Bacillus thuringiensis (Bt) produce proteínas cristalinas que resultan tóxicas para las moscas esciáridas. La toxina actúa hasta 48 horas después de la aplicación.
  • Ácaros depredadores: el ácaro depredador del suelo Hypoaspis miles habita habitualmente en las capas superiores del sustrato, donde se alimenta de las larvas de las moscas esciáridas.
  • Estafilínidos: existe un escarabajo depredador, pero beneficioso, el Dalotia coriaria (también conocido como Atheta), que está disponible comercialmente y cuya suelta y colonización en los invernaderos resultan sencillas.
  • Avispas parásitas: esta pequeña avispa con nombre científico Synacra pauper suele aparecer de forma natural en los invernaderos y parasita las larvas de las moscas esciáridas.
  • Moscas depredadoras polífagas: la mosca depredadora polífaga Coenosia attenuata está presente de forma natural en muchos invernaderos. Se alimenta de las moscas esciáridas capturándolas en pleno vuelo. Las larvas de esta mosca también son depredadoras de las larvas de las moscas esciáridas en el sustrato.

Para un control eficaz, es necesario controlar tanto los adultos como las larvas.

Control químico de las moscas esciáridas

Si todo lo demás no resulta, puede recurrir al control químico. Los adultos de mosca esciárida se pueden eliminar fácilmente con numerosos insecticidas. Con frecuencia, la población de moscas se reduce o elimina al aplicar productos pulverizados o aerosoles contra otras plagas.

Para un tratamiento específico contra las moscas esciáridas, puede pulverizar la superficie del sustrato y las partes de la planta en la que suelen encontrarse los adultos. Para controlar las larvas, se debe empapar el sustrato ligeramente con algún producto o aplicar un aerosol a la superficie del sustrato. Recuerde que, si su invernadero contiene ya grandes poblaciones de moscas esciáridas, es importante tratar los esquejes en una etapa temprana para evitar los daños más adelante.

Por último, la piretrina o un piretroide pueden permitir un control temporal y de acción rápida.

¿Necesita ayuda en su batalla contra las moscas esciáridas?

Si ya ha probado con todas estas opciones y estas molestas moscas voladores siguen campando a sus anchas en su invernadero, ¡no dude en contactar con nuestro distribuidor más cercano!

Aquí encontrará toda la información de nuestros distribuidores.