La función de los agentes humecantes

El agente humectante facilita la absorción del agua durante la hidratación inicial y optimiza el movimiento del agua en el sustrato lo que mejora la rehidratación.

Esto se debe a la capacidad del agente humectante para reducir la tensión superficial del agua lo que permite distribuirla más fácilmente y de forma más uniforme en la turba. El agente humectante no afecta a la capacidad total de absorción de agua del sustrato por lo que las plantas o más concretamente los contenedores, no absorben más agua al añadir el agente humectante en el sustrato.

Hay dos razones para añadir agente humectante:

  • Absorción inicial de agua

    Cuando se empieza a usar la turba envasada con la humedad inicial, los productores añaden agua para optimizar al máximo la expansión del sustrato. Así se consigue la máxima capacidad de aireación que proporciona unas condiciones óptimas para el crecimiento de las plantas. Al añadir un agente humectante se garantiza que el sustrato absorba agua de manera inmediata por lo que este está listo para ser usado. La adición de agua provoca que el sustrato se expanda y se optimice al máximo el volumen que retorna el envase.

  • Absorción de agua de las plantas

    El agente humectante contribuye a la rehidratación de los sustratos secos durante el cultivo. La práctica común de dejar secar el sustrato para tener plantas más compactas sólo es posible cuando hay un agente humectante que garantice la rehidratación de éste. Las plantas de las esquinas del invernadero o de las mesas de cultivo se rehidraten mejor también gracias al agente humectante.