Beneficial microbes in peat

Los microorganismos beneficiosos de la turba

La turba es el ingrediente principal de los sustratos de Kekkilä Professional. En este artículo le explicamos por qué no se debe esterilizar la turba antes de su uso y cómo los microorganismos presentes en esta materia prima contribuyen a combatir las enfermedades de sus cultivos.

La turba, fuente de pureza

La turba proviene de fuentes antiguas de plantas parcialmente descompuestas, entre ellas el musgo Sphagnum. La probabilidad de presencia de patógenos vegetales en la turba es extremadamente baja, ya que se obtiene de zonas remotas en las que nunca se ha cultivado. La turba se desarrolla en un ambiente fisicoquímico agresivo.

Sin embargo, debido a que se compone de materia orgánica en descomposición, la turba contiene microorganismos tales como los «saprófitos». Estos microorganismos están presentes de forma natural y no perjudican al crecimiento de las plantas. Algunos son incluso supresores de otros microorganismos patógenos. Por todo ello, la turba constituye un medio de cultivo seguro.

Distintos tipos de turba

Existen distintos tipos de turba que varían según su edad y su composición microbiana. En general, la turba más joven y de color más claro contiene altas concentraciones de bacterias y microorganismos benéficos.  La turba más vieja y oscura contiene por su parte poblaciones menores de microorganismos.

White peat - most beneficial microorganisms in peat Brown peat - medium amount of beneficial microorganisms in peatDark peat - laest beneficial microorganisms in peat

Los microorganismos beneficiosos de la turba

 En la turba conviven de forma natural numerosos microorganismos de gran utilidad. Si esterilizáramos la turba antes de usarla, destruiríamos todos los microorganismos, incluidos los beneficiosos, y acabaríamos teniendo un sustrato inactivo. Al contacto con patógenos presentes en el medio que nos rodea o en las propias plantas, este tipo de medio de cultivo se contaminaría rápidamente y sería inadecuado para el crecimiento de las plantas.

Es por este motivo que no esterilizamos la turba. Pero ¿qué se entiende por «microorganismos beneficiosos»? En términos generales, los microorganismos beneficiosos presentes en la turba ayudan a movilizar los nutrientes en el sustrato y tienen efectos nutricionales positivos en las plantas. Otros segregan sustancias que combaten las enfermedades o se desarrollan en la zona radicular para impedir que los patógenos puedan hacerse fuertes en esa zona.

¿De qué modo ayudan estos microorganismos beneficiosos de la turba a controlar las enfermedades de las plantas?

Estos organismos beneficiosos utilizan distintos mecanismos que aportan efectos beneficiosos para las plantas. A continuación, enumeramos los microorganismos beneficiosos más comunes presentes en la turba y en qué radica su utilidad:

  • Algunas bacterias comunes presentes en la turba descomponen y suprimen a patógenos como Rhizoctonia y Fusarium, que pueden provocar podredumbre del cuello y podredumbre radicular.
  • Bacterias tales como las especies Bacillus y Streptomyces presentes en la turba segregan ciertos antibióticos naturales que previenen la proliferación de las bacterias patógenas.
  • Los hongos saprofitos, tales como las especies Trichoderma y Peziza, compiten por los nutrientes con otros microorganismos potencialmente patógenos. De este modo, microorganismos patógenos como los géneros Pythium y Phytophthora tienen muchas más dificultades para desarrollarse.

Cómo reducir el riesgo de patógenos en las plantas

 Ahora ya sabemos que la turba contiene microorganismos colaboradores que reducen la presencia de patógenos en las plantas. Sin embargo ¿qué factores contribuyen a que las enfermedades de las plantas se hagan fuertes en nuestros cultivos? Las propiedades físicas y químicas de los sustratos pueden tener un efecto considerable en las enfermedades transmitidas por el suelo.

  • Humedad: si la turba está muy húmeda, hay poco oxígeno disponible para las raíces, lo que puede provocar estrés a las plantas. El encharcamiento puede causar daños a las raíces, lo que hace que las plantas sean más propensas a las enfermedades.
  • Salinidad: una salinidad elevada o una concentración muy alta de fertilizantes pueden causar estrés a las plantas y las expone al ataque de microorganismos patógenos tales como Phytophthora, Pythium y Fusarium.

Podemos decir sin temor a equivocarnos que es importante que el sustrato no sea salino, contenga una cantidad adecuada de fertilizantes y drene bien.

¿Desea saber más acerca de los sustratos a base de turba para sus cultivos? ¡Contacte con nuestro distribuidor en su zona!