Tomato propagation seedlings

Sencillos pasos para propagar tomates

Con este artículo queremos mostrar como de fácil es propagar semillas de tomate. Vamos a explicarle como preparar de una manera óptima el sustrato antes de la siembre, requisitos para una germinación óptima, cuidados después de la germinación, entre otros temas. Así que vamos con ello. En este artículo, encontrará todo lo necesario sobre la siembra de tomates para una óptima germinación.

Prepare su sustrato antes de la siembra para la óptima propagación del tomate

Prepare el sustrato, antes de la siembre de las semillas de tomate.

Si usted usa sustratos suministrados en balas comprimidas, estas requieren de una preparación previa antes de llenar las bandejas. Asegúrese de añadir agua durante la descompactación y evitar largos periodos de mezcla o molienda. Para obtener los mejores resultados siga los siguientes pasos:

  • Añada agua al sustrato. La humedad del sustrato en el momento de la siembra debe estar entre 60-70%, aunque esta pueda variar según la mezcla.
  • Asegure unas condiciones higiénicas correctas, durante el llenado de las bandejas. Este proceso debe llevarse a cabo alejado de malas hierbas, suciedad, basura, herbicidas o cualquier otro elemento potencialmente contaminante.
  • Limpie y desinfecte las herramientas, los materiales y el espacio usado después del llenado de las bandejas.
  • Asegúrese de no poner las bandejas de germinación en el suelo directamente durante la germinación. Lo ideal es que se ubiquen al menos a 15 cm del suelo. De lo contrario alguna contaminación puede suceder y poner en peligro el semillero de tomate.
  • En el caso de usar una sembradora automática, asegúrese que está ajustada adecuadamente según las recomendaciones del fabricante para evitar fluctuaciones en la siembra.
  • Oxigene el sustrato. Es importante permitir que el oxígeno entre en el sustrato para permitir que el enraizado se lleve a cabo. Recuerde que los sustratos se suministran comprimidos, dentro de bolsas de plástico y enfardados en plástico. Desde su fabricación hasta su uso, los niveles de oxígeno son bajos y descienden gradualmente debido a la actividad microbiana natural presente en los sustratos. ¿Desea saber más acerca de los microorganismos presentes en la turba? En este artículo encontrará más información.

Requisitos de las semillas de tomate

Las semillas de tomate tienen requisitos específicos para su óptima germinación y el crecimiento de la planta joven. La ilustración inferior muestra los aspectos a tener en consideración durante la fase de germinación.

Es importante evitar condiciones de demasiada humedad, también controle la intensidad de la luz y la temperatura, así como la profundidad de siembra. Si la semilla de tomate se siembra demasiado profunda, la semilla hará un gran esfuerzo hasta alcanzar la superficie del sustrato, perdiendo energía necesaria para salir al exterior. Si por el contrario se siembra demasiado superficial, estará débilmente anclada. ¡Cumpla con los requisitos de abajo y la propagación del tomate será exitosa!

Tomato seeds infographic

Siembra de semillas de tomate

Como hemos comentado anteriormente, las semillas de tomate necesitan luz para germinar.

Cubra la semilla ligeramente con una cobertura adecuada muy fina. Esta cobertura debe aplicarse seca. Aplique una capa de la cobertura seca directamente sobre las semillas, calculando la profundidad de siembra como se muestra en la ilustración anterior. Extienda la cobertura sobre la bandeja, sin compresión ninguna, y limpie el exceso de la misma. A continuación, pulverice ligeramente agua sobre la capa de cobertura. Esta capa superior previene que la semilla se seque y que absorba agua del alveolo.

Estas coberturas pueden variar en función del cultivador, del clima, de la máquina de siembra, de la variedad de tomate, etc. En general, son una mezcla de materiales de fracción media-gruesa que proporcionan aireación. Recomendamos mezclar un 50% turba con un 50% arena, perlita o vermiculita.

Use una cámara de germinación para la propagación del tomate

Para favorecer la germinación de las semillas, se recomienda almacenar las bandejas en una habitación oscura y más fresca para la fase inicial de la germinación. Esto ayuda a que las semillas inicien el proceso enzimático interno, acelerando la germinación.

  • Humedad del aire: 80-90%
  • Temperatura: al menos 5-6°C menos que en el invernadero/vivero.
  • Sustrato moderadamente húmedo: regar después de la siembra. El nivel de humedad debe ser del 60-65%.
  • Duración: Coloque las bandejas en la cámara de germinación después de la siembra. Déjelas al menos 48 horas (dependiendo de la variedad)

Riego & calidad del agua

Aunque la calidad del agua raramente es controlada por los productores, es uno de los factores más importantes para la producción de plantas jóvenes. La siguiente tabla muestra los requisitos de calidad del agua para una óptima propagación del tomate.

Rango óptimo de pH 5.5 – 6.0
Rango óptimo de CE < 1.0 dS/m
Temperatura del agua Idealmente 25 °C (20 – 26 °C está bien)

Puede afectar fuertemente al crecimiento si la temperatura es incorrecta

Rango óptimo Ca 4-6 meq/L
Rango óptimo Mg 1-2 meq/L
Rango óptimo Na < 3 meq/L y < 0.75 meq/L para la germinación
Bicarbonatos 3 meq/L

 

Hay que reducir el riego durante los 2-3 primeros días después de la siembra. De esta manera el sustrato tiene tiempo de acomodarse en la bandeja. Además, las plántulas son sensibles cuando empiezan a germinar y se deben manejar con facilidad. Cuando el 70-80% de las semillas haya germinado y empiecen a mostrar los cotiledones, el riego puede empezar de manera regular.

La elección del sistema de riego por microaspersión o nebulización es muy importante. El tamaño de las gotas de agua debe ser tan fino como sea posible (lluvia fina 0,2 – 0,6 mm). Reduciendo el estrés de las plántulas pequeñas hasta que sean más fuertes y se puedan manejar más.

Fertirrigación a través del riego

Nitrato de calcio debe añadirse en el primer riego (1 g CaNO3 / Litro de agua). Después de la germinación, las plántulas pueden regarse con un fertilizante complejo NPK (N:K 1:1) o con nitrato de calcio (2 g CaNO3/ Litro de agua)

Si usted sigue todos estos consejos y requisitos, la propagación de su tomate debería ir sobre ruedas. ¿Le gustaría saber más sobre los productos de Kekkilä Professional para la propagación de tomate, o necesita más consejos? No dude en contactar con nuestro distribuidor más cercano.